UEFA Champions League
LOS SIETE PECADOS CAPITALES
DEL BARÇA-BAYERN



El FC Barcelona acaba de perder 4-0 contra el Bayern de Múnich por la Champions (punto y aparte).


video


Es tanta la impotencia que siento que tendría que escribir un libro para explicar la suma de errores que fue el equipo de Tito Vilanova. Por lo tanto, para resumirlo todo voy a recurrir a la alegoría de los pecados capitales como argumento de lo sucedido en esta primera eliminatoria semifinalista de la UEFA Champions League 2012-2013:


LA AVARICIA/CODICIA:
De una presidencia con un fuerte capital a disposición como para comprar defensores suficientes y no hacer pasar al entrenador apuros como los que tuvo a la hora de armar el partido. No puede ser que con todo lo que el Barcelona genera en publicidad y merchandising  no se pueda comprar un zaguero central de nivel para acompañar a Gerard Piqué, más aún con Puyol y Abidal a pasos del retiro. No se pueden seguir reciclando mediocampistas centrales como Mascherano, Alex Song o hasta el propio Busquets en esa función (cuando no laterales, como Adriano ante el Real Madrid en el primer clásico de Liga). Qatar Fundation ha inyectado harta liquidez a un club que traía casi cien años sin aceptar publicidades en las camisetas de los jugadores del primer equipo. Y si la idea era hacer subir jugadores del semillero, no puede ser que entre Bartra, Montoya y Muniesa juntos sumen menos de 50 partidos en cuatro años. No hay motivo alguno para quedarse con ese dinero. No me extraña ahora por qué Víctor Valdez quiere irse del club (cansado de salvar las papas de una defensa mediocre) ni las razones de su salida al césped del Bayern-Arena con un buzo sin publicidad, en clara señal de protesta. Si el objetivo del presidente Sandro Rosell era ser reelegido, que se olvide.


LA PEREZA:
De un cuerpo técnico que le echa toda la culpa al árbitro de la goleada. ¿Acaso qué pensaban Tito Vilanova y Jordi Roura de este partido? ¿Qué con ese planteo iban a ganar? ¿Cómo se les ocurre ir a jugarle al Bayern, equipo que en una semana marcó 12 goles en la Bundesliga, con un 4-3-3? ¿Qué hubiera hecho otro? ¿Por qué se creen que tipos como Guardiola o Mourinho valen lo que valen? ¡PORQUE TRABAJAN!! Porque no se fían ni un pelo de sus jugadores ni del rival. ¿Se acuerdan del Mundial de Clubes, de la final Barcelona-Santos? Pep jugó con cuatro defensores, cinco mediocampista y Messi ese partido. Resultado: 4-0 a favor del Barcelona. En una eliminatoria a dos encuentros: ¿hacía falta meter tres delanteros cuando un empate en Múnich valía petróleo? No lo entiendo.


LA SOBERBIA:
Las leyes del fútbol dicen que todo gran equipo se despide con una gran derrota. Vaticinar un final de ciclo es inapropiado. Pero no se puede negar que este Barcelona pecó de soberbio. Porque no solo el cuerpo técnico (ver punto anterior) creyó que con el tiki-taka iban a traerse un resultado positivo de Alemania, también la prensa y los jugadores estaban seguros de ello. No tengo nada en contra de defender el estilo propio, pero daré un ejemplo: ¿Se acuerdan de aquel Argentinos Juniors que empató 3 a 3 con la Juventus de Platini en la Intercontinental-85 jugada en Tokio? Cuando le preguntaron al Bichi Borghi si con el partido en ventaja él hubiera hecho cambios más defensivos, el argentino contestó que no, que si habían llegado hasta ahí jugando así iban a morir así. ¡Qué lindo escuchar estas cosas! Sin embargo, no es lo mismo morir en la tuya con jugadores que están al 100% de su capacidad que ir a jugarle al Bayern de igual a igual, en su casa, con un equipo físicamente destruido. Eso es un suicidio. 

LA LUJURIA:
Este pecadito es un poco cochino de explicar, lo sé. Pero díganme la verdad: cuando ya te han metido dos, y hasta tres ¿hace falta seguir abriendo la cancha con Dani Alves y Jordi Alba y dejar la retaguardia totalmente desnuda?


LA IRA:
Cuatro años de bronca masticaron Ribéry, Lahm y Schweinsteiger después de aquel 4-0 en el Camp Nou, también por Champions, con goles de Messi (2), Eto´o y Henry (¡que delantera papá!!). Eran otros tiempos, lo sé. Aquel equipo azulgrana tenía garra de sobra. Hubiera sido imposible sino ganar seis títulos en un solo año con jugadores dotados únicamente de técnica. ¿Será que esta vez les toca a los bávaros repetir la gesta de Guardiola? Equipo tienen.


LA GULA:
Del Bayern, que mete los tres cambios en la delantera dejando a Robben en el campo contra una defensa muleta del Barcelona, con Marc Bartra disputando su tercer partido internacional. Iban 4-0 y le seguían tirando pelotazos al peruano Pizarro ¡Por Dios paren un pocooooo...!!!!


LA ENVIDIA:
Y encima estos mismos jugadores del Barcelona se tienen que comer que en la próxima temporada Pep dirija al Bayern de Múnich. Qué tristeza...


El Futbolólogo